• 25 de octubre de 2020
  • 00 : 00 : 00

El cohete Vega regresa con un nuevo servicio de viaje compartido

Con el regreso de Vega concluyen de manera rápida y eficiente las medidas y acciones correctivas efectuadas por la industria bajo la dirección de la ESA como Autoridad de Cualificación del Sistema de Lanzamiento de Vega, siguiendo las recomendaciones de la comisión de investigación independiente que analizó el fallo del vuelo VV15 de Vega del 10 de julio de 2019. “Ahora que el Puerto Espacial Europeo vuelve a estar operativo, nos enorgullece que Vega vuelva a volar para probar este nuevo servicio de lanzamiento. El primer dispensador SSMS europeo ofrecerá un acceso asequible y rutinario al espacio a pequeños satélites, un nuevo concepto que muestra nuestra respuesta a las nuevas necesidades del mercado”, comenta Daniel Neuenschwander, director de Transporte Espacial de la ESA. Se trata de un vuelo de “prueba de concepto” operado por Arianespace dentro de la iniciativa LLL (Light satellites, Low cost, Launch opportunities, o “satélites Ligeros, Bajo coste, oportunidades de Lanzamiento”) de la ESA, acordada por el Consejo de la ESA a nivel ministerial que tuvo lugar en 2016 para allanar el camino a los servicios rutinarios para satélites ligeros empleando los lanzadores europeos Vega/Vega-C y Ariane 6. El dispensador SSMS es una estructura liviana y modular de fibra de carbono, diseñada para transportar múltiples cargas útiles ligeras al espacio, que se puede configurar muy poco antes del lanzamiento para que transporte múltiples cantidades y tamaños de satélites. Así, Vega puede ofrecer oportunidades de lanzamiento cómodas y asequibles para satélites pequeños sin los inconvenientes de viajar como carga secundaria junto a satélites mucho mayores. Una vez desplegados los satélites, el dispensador saldrá de órbita para evitar convertirse en basura espacial. “Este lanzamiento demuestra la capacidad de la ESA de aprovechar las innovaciones para abaratar costes, ser más flexible y ágil, y avanzar hacia la comercialización”, señala el director general de la ESA, Jan Wörner. “Esta mayor capacidad de acceder al espacio para pequeños satélites innovadores tendrá numerosos efectos positivos en distintos ámbitos, desde la investigación medioambiental hasta la demostración de nuevas tecnologías”. Los satélites pequeños ofrecen nuevas oportunidades a empresas y gobiernos de acceder al espacio con fines comerciales o de investigación, y son esenciales para la economía NewSpace.


Fuente: NCYT