• 01 de diciembre de 2020
  • 00 : 00 : 00

Un sensor cutáneo estirable proporciona a los robots esta sensación humana

No es exagerado decir que los sensores estirables podrían cambiar la forma como los robots blandos funcionarán y sentirán. De hecho, serán capaces de sentir bastante.

Unos investigadores de la Universidad de Cornell han creado un sensor de fibra óptica que combina LEDs y tintes de bajo costo, dando como resultado una "piel" estirable que detecta deformaciones como la presión, la flexión y la tensión. Este sensor podría dar a los sistemas robóticos blandos - y a cualquiera que utilice la tecnología de realidad aumentada - la capacidad de sentir las mismas ricas sensaciones táctiles de las que dependen los mamíferos para navegar por el mundo natural.

Los investigadores, dirigidos por Rob Shepherd, profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial, están trabajando para comercializar la tecnología para la terapia física y la medicina deportiva.

Su trabajo fue publicado en la revista Science. Los co-autores del artículo fueron los estudiantes de doctorado Hedan Bai y Shuo Li.

Bai se inspiró en los sensores de fibra óptica distribuidos a base de sílice y desarrolló una guía de luz extensible para la detección multimodal (SLIMS). 



Fuente: NCYT